tufo.es.

tufo.es.

Clásicos de la perfumería que definieron una época

Clásicos de la perfumería que definieron una época

La perfumería es un arte que ha evolucionado a través del tiempo, y hay algunos perfumes que se han convertido en auténticos clásicos por su aroma singular y su capacidad de transmitir emociones y recuerdos. Hoy en día, la moda sostenible se preocupa no sólo por la procedencia y calidad de las telas, sino también por la composición y origen de los productos cosméticos que usamos en nuestra piel. A continuación, presentamos algunos de los clásicos de la perfumería que definieron una época.

Chanel N°5

¿Qué lista de clásicos de la perfumería estaría completa sin mencionar el inmortal Chanel N°5? Este perfume, creado en 1921 por el perfumista suizo Ernest Beaux, es uno de los más vendidos y conocidos de la historia. Su nombre deriva de una curiosa anécdota: Coco Chanel quería que su perfume tuviera un aroma similar al de la flor de jazmín, y Beaux le preparó varias muestras, numeradas del 1 al 5 y del 20 al 24. Chanel eligió la muestra número 5, que se ha convertido en el símbolo de la elegancia y sofisticación parisina. Su aroma, compuesto por notas de rosa, jazmín, ylang-ylang, vetiver y vainilla, se ha mantenido prácticamente inalterado a lo largo de los años, y ha sido reinterpretado en diversas versiones y ediciones limitadas.

Shalimar

Otro icono de la perfumería que se ha mantenido en el mercado desde su lanzamiento en 1925 es Shalimar, de la casa Guerlain. Este perfume debe su nombre a los jardines de Shalimar, en Lahore, India, que inspiraron su creador, Jacques Guerlain. Shalimar es un perfume oriental, compuesto por notas de bergamota, jazmín, vainilla y opopónaco, entre otras, que evoca el lujo y la sensualidad de la India colonial. Su botella, de estilo art-decó, es considerada una obra maestra de la perfumería.

Jean Patou, Joy

Otro perfume con una historia interesante es Joy, de la casa Jean Patou. Este perfume fue creado por el perfumista Henri Alméras en 1929, en plena depresión económica, y su costo era tan elevado que se le consideró el perfume más caro del mundo. Joy es un perfume floral y aldehídico, compuesto por notas de rosa, ylang-ylang, jazmín y musgo de roble, entre otras. Su nombre sugiere la idea de la felicidad suprema que puede brindar un perfume, y su botella es un diseño de Louis Süe y André Mare, dos pioneros del art-decó francés.

Dior, Miss Dior

Otro clásico de la perfumería es Miss Dior, de la casa Dior. Este perfume fue lanzado en 1947 por el propio Christian Dior, poco después de presentar su primera colección de moda. Su creador, el perfumista Jean Carles, quiso plasmar la imagen de la mujer parisiense elegante y sofisticada que Dior había creado con sus diseños. Miss Dior es un perfume floral y verde, con notas de gardenia, jazmín, narciso y musgo de roble. Su botella es un diseño elegante y sobrio, con un lazo que sugiere feminidad.

Calvin Klein, Obsession

No todos los clásicos de la perfumería son europeos. Obsession, de la casa Calvin Klein, es un perfume estadounidense que ha dejado huella desde su lanzamiento en 1985. Este perfume es un ejemplo del uso de las notas orientales en la perfumería contemporánea, y su aroma es intenso y sensual. Obsession es un perfume ambarino, con notas de mandarina, bergamota, vainilla y ámbar. Su botella es minimalista y elegante, con un diseño cuadrado y un tapón negro.

Ralph Lauren, Polo

Una fragancia que ha definido la masculinidad contemporánea es Polo, de la casa Ralph Lauren. Este perfume fue lanzado en 1978, y su nombre y botella están inspirados en el deporte de la equitación, un símbolo de la élite estadounidense. Polo es un perfume amaderado y aromático, con notas de pino, cedro, tabaco y cuero. Su botella es un diseño clásico, con forma de frasco de vidrio verde intenso y un tapón dorado.

Conclusión

Estos son sólo algunos ejemplos de los clásicos de la perfumería que han dejado su huella en la cultura popular y en la historia de la moda. Cada perfume tiene su propia historia, su creador, su botella y, sobre todo, su aroma, que evoca emociones y sensaciones únicas en cada persona. Al elegir un perfume, es importante tener en cuenta no sólo su aroma, sino también su composición y procedencia, y optar por marcas que trabajen en el marco de la moda sostenible y la responsabilidad social y ambiental.