tufo.es.

tufo.es.

Un aroma refrescante para un estilo de vida más sostenible

Un aroma refrescante para un estilo de vida más sostenible

Perfumes y sostenibilidad: una combinación posible

Cuando hablamos de moda sostenible, nos referimos a un concepto que abarca mucho más que la ropa o los accesorios. La sostenibilidad tiene que ver con un estilo de vida que respeta el medio ambiente y los derechos humanos, que busca reducir su impacto negativo y maximizar su aporte positivo a la sociedad. Por eso, hoy vamos a hablar de un aspecto de la moda que a veces se deja de lado: los perfumes. ¿Cómo podemos elegir fragancias más sostenibles y responsables con el planeta y con las personas?

La huella ambiental de los perfumes convencionales

Para entender por qué es importante buscar alternativas más sostenibles en la perfumería, es preciso conocer algunos datos sobre la industria del perfume convencional. El perfume es un producto elaborado a partir de numerosos ingredientes, muchos de los cuales provienen de la naturaleza. Sin embargo, la mayoría de esos ingredientes son sintéticos y su producción genera una gran cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, el NOx y el SOx.

Además, la industria del perfume utiliza muchos ingredientes que provienen de fuentes no renovables, como el petróleo, y que pueden causar daños irreversibles a la fauna y la flora marina. No olvidemos que los perfumes se rocían en nuestra piel, pero también en el aire que respiramos y que puede llegar a los océanos y ríos provocando la contaminación del agua. Por último, la mayoría de los envases de los perfumes convencionales son de plástico y no suelen ser reciclables, por lo que terminan en vertederos o en el medio ambiente.

¿Cómo elegir perfumes más sostenibles?

Ahora que conocemos algunos de los impactos negativos que pueden tener los perfumes convencionales, es hora de buscar alternativas más sostenibles. Aquí te dejamos algunas claves para elegir perfumes responsables:

  • Preferir fragancias de marcas que utilicen ingredientes naturales, orgánicos o de fuentes sostenibles. Algunos de estos ingredientes son: aceites esenciales, infusiones de plantas, resinas, ceras, etc.
  • Elegir perfumes que no contengan ftalatos, parabenos, triclosán, musk sintético y otros compuestos químicos que pueden ser tóxicos para nuestro cuerpo y para el medio ambiente.
  • Optar por envases de vidrio o materiales biodegradables, reciclables o reutilizables. Una opción interesante es comprar frascos de perfume vacíos y recargarlos con la fragancia que nos guste.
  • Comprar perfumes a granel o en tiendas que ofrezcan la posibilidad de llenar nuestro propio envase, para reducir la cantidad de residuos y el impacto de los envíos y el transporte.
  • Buscar marcas que sean transparentes sobre sus prácticas de producción, sus proveedores, el origen de sus ingredientes y su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social empresarial.

Algunas marcas y perfumes sostenibles

Afortunadamente, cada vez hay más marcas que están apostando por la sostenibilidad y la ética en la perfumería. Algunas de ellas son:

  • Abel Odor: una marca holandesa que utiliza sólo ingredientes naturales y orgánicos, y que está comprometida con la transparencia y la responsabilidad social empresarial.
  • Lush: famosa por sus productos de cosmética natural y vegetariana, Lush ofrece también una línea de perfumes sólidos y líquidos, sin sintéticos ni conservantes ni envases de plástico.
  • The 7 virtues: esta marca canadiense utiliza ingredientes procedentes de zonas de conflicto o en riesgo de guerra, y cuyos cultivos ayudan a las comunidades locales. Además, sus fragancias son veganas y libres de sulfatos y parabenos.
  • Auphorie: una marca de perfumería natural y artesanal, con base en Malasia, que utiliza ingredientes locales y sostenibles, y que ha recibido reconocimiento internacional por su calidad.

Conclusiones

Como expertos en perfumes, no podemos ignorar el impacto que esta industria tiene sobre el medio ambiente y las personas. Pero tampoco podemos renunciar al placer y la creatividad que nos brindan las fragancias. Por eso, nuestro desafío es buscar un equilibrio entre nuestras necesidades y nuestras responsabilidades, eligiendo perfumes más sostenibles y éticos, y apoyando a las marcas que están trabajando en esa dirección. Está en nuestras manos hacer de la perfumería una actividad más consciente y sostenible.